La “Regla de los 2 minutos” para abordar las tareas y no dejarlo todo pendiente

Publicado en31/07/2019

Hay una estrategia práctica para abordar la procrastinación,circunstancia que nos afecta a casi todos porque buscamos la inmediatez (la que impone el sistema de trabajo, y la que reclama nuestro sistema de recompensas mental).

La táctica contra el  atasco crónico es simple y se basa en:

  • Ir haciendo cosas. El best-seller “Getting Things Done” (Conseguir hacer las cosas – David Allen) sugiere que, si una tarea requiere 2 minutos (Regla de los 2 minutos), lo mejor es abordarla sin dilación. Nos sorprenderíamos de la cantidad de ‘pendientes’ que encontrarían salida dedicándoles 2 minutos (o poco más), como: enviar un e-mail, fijar una cita, acabar un informe ya iniciado… pasear al perro. La regla de oro es abordar de forma inmediata aquello que se hace en cuestión de minutos.

Pero, el lector crítico dirá que no todas las metas vitales se solventan en 2 minutos. Cierto. Sin embargo, debemos volver a remitirnos al proverbio oriental de “el camino más largo empieza por un primer paso”. Es una simple cuestión de física (inercia): la inacción genera inacción (estancamiento, procrastinación); el movimiento genera movimiento, avance, progresión, conquista de metas. Es sencillo: sólo tenemos que atrevernos a iniciar la marcha, vencer aquel punto de inercia que nos bloquea como un muro y está minando nuestra auto-confianza y moral. Una vez que empezamos a hacer algo, es más fácil que concluyamos la tarea. El aplazamiento y la dejación harán que los problemas se eternicen, con costes ocultos, que no tardarán en aparecer.

La ‘Regla de los 2 minutos’ no se focaliza tanto en los resultados como en el proceso desbloqueador de la acción; en actuar y avanzar. No en balde, iniciar es, con frecuencia, más importante que triunfar, siendo, además, una condición necesaria para el triunfo.

Ajustes

Menú