Nuestro éxito personal es directamente proporcional a la calidad del sueño

Publicado en09/08/2019

El sueño de calidad es lo que nos hace efectivos tanto física como intelectualmente. Ello queda probado al analizar los hábitos de sueño de personas de éxito. Si hace unos años se llegó a presentar el sueño como un hábito de cobardes, una debilidad y una pérdida de tiempo, en la actualidad se ha invertido la tendencia. Sabemos que el sueño es vida, por lo que los hábitos relacionados con el descanso interesan cada vez más a la población, que se preocupa por su higiene del sueño.

La búsqueda del bienestar ha propiciado que valoremos el sueño y se publiquen libros como “El negocio del sueño: Cómo dormir mejor puede transformar tu carrera”, que investiga el impacto de las horas de sueño en la carrera laboral, ratificando la tesis de que “dormir poco afecta a nuestra memoria, empobrece la atención, la capacidad de toma de decisiones y la creatividad a corto plazo”.

Según la autora del libro, un número creciente de personas se están dando cuenta de que pasar más horas en el trabajo no significa ser más productivos. En su argumentación, describe los tres tipos de decisionesque se toman a diario en un negocio. El primer tipo de decisión es el que tiene que ver con los asuntos rutinarios más aburridos, decisiones que se toman con rapidez porque son monótonas y repetitivas. Las segundas decisiones son las que ocurren cuando se ejecutan tareas complejas, se basan en la recogida y el procesado de información. El tercer tipo de decisiones depende en exclusiva de tener un pensamiento divergente, las que necesitan una gran cantidad de creatividad y son las más importantes. El acierto de estas decisiones supone la diferencia entre el éxito o el fracaso, hecho que no puede depender de que ese día nos hayamos levantado ‘espesos’.

Ajustes

Menú